skip to Main Content

Desarrollan disposiciones para trabajo remoto durante emergencia sanitaria

El día de hoy el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo ha publicado un nuevo Decreto Supremo1 que desarrolla disposiciones sobre el trabajo remoto previsto en el DU 026-2020, que estableció medidas excepcionales y temporales para prevenir la propagación del COVID-19, aplicable a los trabajadores y a las modalidades formativas del sector privado, siendo las que consideramos más importante las siguientes:

1. Definición de trabajo remoto.- Se precisa que esta modalidad de trabajo no se limita al que pueda ser realizado mediante medios informáticos, de telecomunicaciones y análogos, sino también a cualquier tipo de trabajo que no requiera la presencia física del trabajador en el centro de trabajo; en esa línea, se precisa que los medios para el desarrollo del trabajo remoto no solo son los equipos o medios informáticos, de telecomunicaciones y análogos (internet, telefonía u otros), sino cualquier otro que resulte necesario para la prestación de los servicios.

2. Ámbito de aplicación.- Empleadores y trabajadores del sector privado, incluyendo aquellos comprendidos en la medida de aislamiento domiciliario, así como a las modalidades formativas, en lo que resulte pertinente.

Se precisa que no es de aplicación a los trabajadores confirmados con el COVID-19, ni a quienes se encuentran con descanso médico, supuestos en los que se suspende la obligación de prestar servicios sin afectarse el pago de sus remuneraciones.

3. Comunicación de la aplicación del trabajo remoto.-

– Comunicación individual: A fin de implementar el trabajo remoto, el empleador debe comunicar a cada trabajador, de manera individual, la modificación del lugar de la prestación de servicios mediante (i) documento escrito o (ii) correo electrónico institucional o corporativo, intranet, extranet, aplicaciones de mensajería instantánea, redes sociales u otros análogos que permitan dejar constancia de la comunicación.

– Contenido de la comunicación: (i) duración de la aplicación del trabajo remoto, (ii) medios o mecanismos para su desarrollo, (iii) la parte responsable de proveerlos, (iv) condiciones de seguridad y salud aplicables, y (v) otros aspectos relativos a la prestación de servicios que se estimen necesarios.

– Descanso médico: El trabajador que cuente con descanso médico debe informarlo al empleador; concluido el mismo, también debe informarlo a fin de recibir las indicaciones necesarias para el desarrollo del trabajo remoto.

– Es responsabilidad del empleador la asignación de labores, así como la implementación de los mecanismos de supervisión y reporte de labores. No se podrá alegar el incumplimiento de las obligaciones del trabajador si no se ha dejado constancia explícita de las labores asignadas y sus mecanismos de supervisión o reporte.

4. Medios empleados.- El empleador es quien determina los medios que el trabajador debe emplear para la realización del trabajo remoto. Adicionalmente:

– El empleador debe asignar las facilidades del caso para el acceso del trabajador a sistemas, plataformas o aplicativos informáticos necesarios para el desarrollo de sus funciones, otorgando las instrucciones necesarias, así como las reglas de confidencialidad y protección de datos que resulten aplicables.

– El trabajador se encuentra prohibido de subrogar sus funciones, así como otorgar acceso a terceros a información confidencial o datos de propiedad del empleador; el empleador debe determinar e informar al trabajador sobre las responsabilidades aplicables en caso de uso indebido o no autorizado de los mismos.

– En caso de la utilización de sistemas, plataformas o aplicativos informáticos distintos a los utilizados por el trabajador con anterioridad, el trabajador deberá participar previamente en un programa de capacitación que habilite el empleador. Cuando corresponda, el empleador debe acreditar dicha capacitación.

– En caso de algún desperfecto en los medios para el desarrollo del trabajo remoto, el trabajador debe informar de inmediato al empleador, a fin de recibir las instrucciones necesarias para brindar continuidad al servicio.

5. Compensación de gastos.- Cuando los medios empleados para el trabajo remoto sean proporcionados por el trabajador, las partes pueden acordar la compensación de los gastos adicionales derivados de su uso.

6. Seguridad y Salud en el Trabajo Remoto.- En atención al principio de prevención2, es obligación del empleador:

– Informar al trabajador las medidas, condiciones y recomendaciones de seguridad y salud en el trabajo que deberá observar durante la ejecución del trabajo remoto, incluyendo aquellas medidas que deben observarse para eliminar o reducir los riesgos más frecuentes en el empleo del trabajo remoto. El empleador debe acreditar la debida comunicación de las referidas medidas y recomendaciones.

– Especificar el canal a través del cual el trabajador pueda comunicarle sobre los riesgos adicionales que identifique o los accidentes de trabajo que pudieran ocurrirle, a fin de indicarle las medidas pertinentes a tomar. La comunicación sobre la ocurrencia de un accidente de trabajo puede ser realizada por cualquier persona con quien el trabajador comparta su domicilio.

7. Jornada laboral del trabajo remoto.- Es la jornada pactada en forma previa al inicio del trabajo remoto; en ningún caso puede exceder de 08 horas diarias o 48 semanales. No se encuentran comprendidos en la jornada máxima los trabajadores de dirección, los que no se encuentran sujetos a fiscalización inmediata de la jornada y los que prestan servicios intermitentes.

Las partes pueden acordar que el trabajador distribuya libremente su jornada de trabajo en los horarios que mejor se adapten a sus necesidades, distribución que solo puede involucrar un máximo de 06 días a la semana.
El trabajador debe estar disponible durante toda la jornada de trabajo, para lo cual debe tomar las previsiones pertinentes.

8. Priorización de grupos de riesgo.- Es obligación del empleador priorizar y aplicar el trabajo remoto a los trabajadores mayores de 60 años y otros que sean considerados en el grupo denominado de riesgo3; corresponde a la oficina de recursos humana o a quien haga sus veces identificar a estos trabajadores.

En caso no sea posible el desarrollo de trabajo remoto, se aplica obligatoriamente la licencia con goce de haber sujeta a compensación posterior.

9. Fiscalización laboral.- Se precisa que la inspección de trabajo mantiene sus competencias de fiscalización y sanción durante el estado de emergencia nacional y emergencia sanitaria.

10. Incorporan Novena Disposición Final y Transitoria al Reglamento de la Ley General de Inspección del Trabajo, estableciendo como infracciones muy graves en el marco del Estado de Emergencia Nacional y Emergencia Sanitaria, las siguientes:

– Disponer, exigir, permitir el ingreso o la permanencia de personas para prestar servicios en los centros de trabajo cuya actividad no se encuentre exceptuada del Estado de Emergencia Nacional declarado por Decreto Supremo N° 044-2020-PCM o para labores que no sean las estrictamente necesarias dentro del ámbito de la excepción.

– Incumplir con la regulación aplicable al trabajo remoto para trabajadores considerados en el grupo de riesgo por los períodos de la emergencia nacional y sanitaria.

Las disposiciones antes indicadas rigen por el período que dure la emergencia sanitaria declarada por el Ministerio de Salud4.

Para cualquier ampliación o precisión sobre los alcances de estas medidas, no dude en contactarnos a:

mayte.capella@santivanez.com.pe
cesar.delgado@santivanez.com.pe
waldir.reyes@santivanez.com.pe

  1. Decreto Supremo N° 010-2020-TR, publicado en el Diario Oficial “El Peruano”, el 24.03.2020.
  2. Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo

    Título Preliminar – Principios

    I. Principio de Prevención

    El empleador garantiza, en el centro de trabajo, el establecimiento de los medios y condiciones que protejan la vida, la salud y el bienestar de los trabajadores (…). Debe considerar factores sociales, laborales y biológicos, diferenciados en función del sexo, incorporando la dimensión de género en la evaluación y prevención de los riesgos en la salud laboral.

  3. Resolución Ministerial N° 084-2020-MINSA.
  4. Mediante Decreto Supremo N° 008-2020-SA, el Ministerio de Salud declaró la Emergencia Sanitaria a nivel nacional por el plazo de noventa (90) días calendario, por la existencia del COVID-19.
Back To Top